Archivo de la categoría: Enfermedades Crónicas

Medidas útiles para prevenir el asma

Por Diana Hernandez y el equipo editorial:

De acuerdo a datos del centro para la prevención y control de las enfermedades (CDC por sus siglas in ingles) en Estados Unidos durante el 2014 la prevalencia de asma en menores de 18 años fue del 8.6% y en adultos del 7.4%. Particularmente en la población de Hispanos la prevalencia de asma en este mismo año fue de 8.5 % en menores de 18 años y 5.8% en adultos; en la población afro-descendiente (no hispana) la prevalencia fue de 13.4% y 8.7% en menores de 18 años y adultos, respectivamente.1 De la misma forma en la ciudad de Nueva York la prevalencia de asma esta concentrada en la población Afro-Americana y la población Hispana.

La Dra. Diana Hernández, del departamento de ciencias socio-médicas de la Universidad de Columbia, responde a algunas preguntas acerca de este tema:

  1. ¿Como se adquiere el asma en nuestro hogar?

Hay varios factores en el hogar que pueden impactar el sistema respiratorio y causar el comienzo de síntomas y ataques de asma en adultos y niños:

  • Moho/humedad: en particular en los baños, pero también puede se puede presentar en las ventanas, sótanos y otros lugares de la casa
  • Mala o poca ventilación: en baños y cocinas
  • Cucarachas y ratones: no solo su presencia, pero también sus excrementos y orina
  • Sistema de calefacción: el no tener suficiente calefacción, o también temperaturas muy calientes en casa durante el invierno
  • Polvo en el aire: falta de limpieza en el hogar
  • Productos de limpieza: especialmente aquellos que son tóxicos
  1. ¿Que podemos hacer para disminuir o controlar los factores en nuestro hogar que pueden provocar asma?
  • Utilizar extractores en los baños, porque aunque hagan ruido, purifican el aire. También abrir las ventanas y las puertas para dejar circular el aire.
  • Limpiar a menudo y usar productos naturales como el vinagre y el bicarbonato de sodio en vez de amonio y cloro que son mas fuertes.
  • Si tienes problemas con la ventilación o la calefacción reportar estas condiciones para que puedan ser arreglados.
  1. ¿Pueden los niños adquirir el asma en las escuelas?

Las escuelas y los hogares tienen mucho en común. Los mismos factores que ponen la salud en riesgo en la casa también contribuyen de igual forma en las escuelas.

  1. ¿Por que la prevalencia de asma es mayor en las comunidades Latinas y Afro-Americana en la ciudad de Nueva York?

Desafortunadamente, es verdad que las comunidades Latinas y Afro-Americana sufren mas de asma y muchas otras condiciones de salud. Muchos Latinos y Afro-Americanos, especialmente de bajos ingresos viven en edificios viejos que no se han renovado en mucho tiempo y no se han mantenido bien. Esto tiene mucho que ver con la epidemia de asma en estas comunidades. También hay que resaltar que las disparidades de salud, que es algo que existe al nivel nacional, tienen mucho que ver con la conexión entre la pobreza y las pocas oportunidades para proteger y promover nuestra salud.

  1. ¿Existe una conexión entre el asma y la diabetes?

Estas condiciones impactan diferentes sistemas del cuerpo, sin embargo ambas deben ser manejadas como condiciones crónicas que requieren medicina y cambios en el estilo de vida. La obesidad es algo que tienen en común ambas condiciones, por lo que tenemos que estar pendientes de lo que comemos, lo que nuestros niños comen, hacer actividades físicas y mantener un peso saludable para prevenir la obesidad, el asma y la diabetes.

Como explica la Dra. Hernández, hay acciones sencillas que las personas pueden realizar a nivel del hogar y en su comunidad para prevenir el asma en sus familias. Información adicional aqui.

Referencias:

  1. National Health Interview Survey, National Center for Health Statistics, CDC. Disponible en http://www.cdc.gov./asthma/nhis/2014/table4-1.htm
Anuncios

Enfermedades crónicas: Una amenaza global contra la salud

A la fecha el problema de enfermedades crónicas no transmisibles (ECNT), incluidas la diabetes, problemas cardiovasculares y la obesidad, aún sigue vigente, especialmente en países de bajos recursos. En el 2012, se estimó que aproximadamente 38 millones de personas murieron en el mundo a causa de ECNT [1]. Se ha pronosticado que para el 2020, las enfermedades crónicas serán responsables por más del 75% de muertes, particularmente en las poblaciones más pobres [2].

Al igual que en los países de altos ingresos, en países de bajos ingresos se han descrito factores de riesgo a nivel individual para las ECNT tales como la alimentación inadecuada, el sedentarismo, el alcoholismo y el consumo de tabaco; así mismo, existen elementos estructurales y sociales implicados en la ocurrencia de este tipo de enfermedades. Estos incluyen el reducido acceso a comida saludable, educación de calidad y programas de salud pública, entre otros. Sin embargo, la atribución que se da a los elementos estructurales y sociales es mínima a pesar que pueden influir en el riesgo a nivel individual [1].

Estudios previos han demostrado como existe una relación entre el riesgo de desarrollar ECNT y factores sociales, económicos e individuales, específicamente el uso de alcohol y drogas [2, 3]. Adicionalmente, un estudio de Kaufman and Karpati (2007) demuestra claramente cómo las personas con desventajas económicas tienen limitadas opciones para alimentarse adecuadamente. En este estudio, realizado en Nueva York, se describe cómo las familias más pobres que reciben asistencia del gobierno una vez por mes, tienen que depender de bodegas para obtener sus alimentos una vez se les ha terminado el dinero recibido. Los alimentos de las bodegas no son los más adecuados para una dieta balanceada, debido a que tienen altos volúmenes  de grasa, azúcar y sal en comparación con opciones saludables como verduras o frutas. Estos estudios dan evidencia de cómo las acciones individuales son reforzadas por las estructuras políticas y sociales que mantienen las inequidades económicas con un impacto en la salud de las poblaciones.

Seguir leyendo Enfermedades crónicas: Una amenaza global contra la salud