Una nueva ruta hacia la heroína

Por Julian Santaella

El incremento en el uso de opioides de prescripción con fines no medicinales (OPNM) en la ultima década en los Estados Unidos muestran una realidad adversa de los efectos secundarios de este tipo de medicamentos. Estudios sobre el consumo de sustancias psicoactivas evidencian que el uso de opioides de prescripción (OP), además de estar relacionado con el abuso y dependencia a estos, también está asociado al inicio de uso de heroína.

El uso de OPNM se ha convertido en un importante problema de salud pública, según informes de los Centros para el Control de Enfermedades y la Prevención (CDC) de Estados Unidos. Se estima que en el 2010, 2.4 millones de personas en el país comenzaron a usar OPNM, lo que equivale a 6600 nuevos usuarios por día.[1] Los últimos datos de las Encuestas Nacionales de Uso de Drogas y Salud (NSDUH) muestran como entre 2006 y 2012 se incrementó en 31% el porcentaje de personas con dependencia a los OP,[2] y según un estudio de la Dra. Martins y colaboradores de la Universidad de Columbia, esta tendencia, no solo se presentó en la población blanca, sino también en la población hispana y en jóvenes de 18-25 años.[3] Adicionalmente, la Red de Advertencia de Abuso de Drogas ha informado que el número de ingresos a salas de emergencia por sobredosis debidas a OP se incrementó en 153% entre 2004 y 2011,[4] y por otra parte, un informe de CDC ha estimado que entre 1999 y 2009 la tasa de muertes por sobredosis de opiáceos aumentó en un 250%.[5] Dado lo oscuro de este panorama, el uso de OPNM ha sido reconocido como una grave epidemia.

Sin embargo, el problema no para allí. La conexión entre el uso previo de OP y el uso de heroína ha sido descrita en varios estudios epidemiológicos. La agencia de Administración de Abuso de Sustancias y Servicios en Salud Mental ha revelado que, paralela al abuso de los OP, la heroína, entre todas las drogas ilegales, ha sido la que mayor incremento en la prevalencia de uso ha presentado entre 2007 y 2012.[2] En este sentido, un estudio de CDC evidencia como el uso de heroína está asociado a la frecuencia de uso de OPNM, siendo mayor en personas que usaron OPNM por 30 días o más en el último año.[6] Este estudio también describe como la mayoría de usuarios de OPNM y heroína reportan haber empezado el uso de OPNM antes de comenzar a usar heroína; un hallazgo que se ha reportado igualmente en estudios con pacientes con dependencia a la heroína.[7] Sumado a esto, la Dra. Cerdá y colaboradores de la Universidad de Columbia, usando datos del NSDUH, encontró que el riesgo de inicio de uso de heroína en adolescentes, cuyo máximo valor es entre los 17-18 años, aumenta con el uso previo de OPNM a temprana edad, con mayor riesgo en menores que comenzaron a usar OPNM entre los 10 y 12 años de edad.[8]

…“La mayoría de gente que conozco ya no usa Oxycontin, ellos se han pasado a la heroína por que es más fácil de usar, mucho más barata y más fácil de encontrar”.

Dada la gravedad de la situación, en el 2011 la Presidencia de los Estados Unidos focalizó esfuerzos para contener la epidemia de OPNM dando inicio al Programa de Monitoreo de Prescripción de Medicamentos, con la meta de facilitar la coordinación entre profesionales de salud y ayudar a las agencias de control en la identificación de profesionales y pacientes involucrados en acciones ilegales. Paralelamente, se ha fomentado el desarrollo de nuevos OP (ej. Oxycontin) que limitan la posibilidad de ser manipulados para ser inhalados o inyectados. Sin embargo, aunque estas acciones han ayudado a reducir el consumo de OPNM, al parecer también han contribuido al incremento de uso de heroína en la población en los últimos 7 años. La imposibilidad para conseguir OP ha hecho de la heroína una alternativa importante para las personas que abusan de los opioides. En las palabras de un usuario: “La mayoría de gente que conozco ya no usa Oxycontin, ellos se han pasado a la heroína por que es más fácil de usar, mucho más barata y más fácil de encontrar”.[9]

En este escenario, es posible que intervenciones afinadas a las motivaciones y percepciones de riesgo de grupos específicos, puedan resultar más útiles que las intervenciones universales.[10] En jóvenes, por ejemplo, es el uso de OPNM es percibido de bajo riesgo, al parecer debido a que los OP son recetados por médicos, son legales, frecuentemente usados y aceptados socialmente.[10] En este sentido y retomando el estudio de la Dra. Cerdá, intervenciones focalizadas en la niñez tardía, con mensajes de prevención que sean comprensibles a esta edad, pueden no solo ser útiles para prevenir el consumo de OP, sino también para prevenir el uso de heroína en la adolescencia. Similarmente, dado que el pico de iniciación de heroína es entre los 17-18 años, los mensajes de prevención secundaria para prevenir el uso de heroína deben enfocarse en adolescentes, especialmente en jóvenes con historia de uso de OPNM.[8]

Es claro que las alternativas aisladas no serán la respuesta final al problema, pero acciones preventivas, sumadas a los esfuerzos del gobierno para controlar la despensa de fármacos y el mercado ilegal de la heroína, pueden ser una vía efectiva para contrarrestar la epidemia sobre todo en las generaciones futuras. Mientras tanto, estrategias que faciliten el acceso a medicamentos de rescate de fácil aplicación en caso de sobredosis, o que mejoren la disponibilidad de alternativas de tratamiento para las personas con problemas de adicción, pueden ser la clave para reducir el riesgo de muerte por el abuso de opiáceos, dada la eminente oleada de casos de sobredosis por uso de OP y heroína en la población.

Editado por Leslie Davidson, Mila González y Victor Puac Polanco

Referencias

1. Substance Abuse and Mental Health Services Administration. Results from the 2010 National Survey on Drug Use and Health: Summary of National Findings. Rockville, MD: Substance Abuse and Mental Health Services Administration;2011.

2. Substance Abuse and Mental Health Services Administration. Results from the 2012 National Survey on Drug Use and Health: Summary of National Findings. Rockville, MD: Substance Abuse and Mental Health Services Administration; 2013.

3. Martins S, Fenton M, Phil M, et al. Trends in nonmedical prescription opioid use, heroin use and opioid use disorders secondary to prescription opioid and heroin use in adolescents and young adults. Submitted for publication, August 2014.

4. Substance Abuse and Mental Health Services Administration, Center for Behavioral Health Statistics and Quality. The DAWN Report: Highlights of the 2011 Drug Abuse Warning Network (DAWN) Findings on Drug-Related Emergency Department Visits. Rockville, MD.

5. Paulozzi L, Jones C, Mack K, Rudd R. Vital Signs: Overdoses of Prescription Opioid Pain Relievers, United States, 1999-2008. Morbidity and Mortality Weekly Report (MMWR). National Center for Injury Prevention and Control, CDC, 60(43): 1487-1492. 2011.

6. Jones CM. Heroin use and heroin use risk behaviors among nonmedical users of prescription opioid pain relievers – United States, 2002-2004 and 2008-2010. Drug and alcohol dependence. Sep 1 2013;132(1-2):95-100.

7. Cicero TJ, Ellis MS, Surratt HL, Kurtz SP. The changing face of heroin use in the United States: a retrospective analysis of the past 50 years. JAMA psychiatry. Jul 1 2014;71(7):821-826.

8. Cerdá M, Santaella J, Marshall B, Kim J, Martins S. Transitions from nonmedical prescription opioid use to heroin use. Submitted for publication, August 2014.

9. Cicero TJ, Ellis MS, Surratt HL. Effect of abuse-deterrent formulation of OxyContin. The New England journal of medicine. Jul 12 2012;367(2):187-189.

10. Daniulaityte R, Falck R, Carlson RG. “I’m not afraid of those ones just ‘cause they’ve been prescribed”: perceptions of risk among illicit users of pharmaceutical opioids. The International journal on drug policy. Sep 2012;23(5):374-384.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s